Горизонты испанского языка
учебники грамматики и лексики для изучающих испанский язык
Словарь

TESTS ON-LINE


Дорогие друзья!

Теперь вы можете выполнять задания прямо на сайте в режиме on-line.
Для выполнения теста кликните на кнопку

TEST on-line

над соответсвующим заданием. Тест можно пройти 3 раза: после первого выполнения вы увидите, сколько ошибок допустили, после второго — вам покажут в каких вопросах ошибки, после третьего выполнения — вы узнаете правильные ответы.


Queridos amigos:

Desde ahora podéis hacer los tests on-lineen nuestra página web. Para empezar el test haced clik en el botón

TEST on-line

encima de la tarea. Podéis hacerlo 3 veces: al final de la primera prueba verás cuantos errores cometisteis. Al repetirlo veréis dónde cometisteis el error y a la tercera ronda — la variante correcta.



Уважаемые пользователи сайта!

Если вы приобрели второе издание учебника для начинающих «Открываем горизонты» без CD-диска, вы можете скачать его бесплатно, пройдя по  ссылке (ZIP файл).

Авторы



HAZ CLIC
Una rúbrica nueva en la página

HACER VOLAR LA IMAGINACIÓN



Muchas cosas interesantes hay aquí

www.profedeele.es















Unidad 8. Casa

Unidad 8. Casa


На этой странице вы найдете дополнительные текстовые, аудио и видео материалы по теме "Дом".
Мы предлагаем вам прочитать тексты и комиксы, послушать радиопрограммы и посмотреть видеофрагменты, содержащие лексику этого урока, и выполнить предлагаемые задания.


DEBATE
6. Fíjese bien en la imagen. ¿Puede comentar quienes viven en esta casa y qué es lo que les pasa? (p. 210)

Изображение >>
 


VIDEO Venta de casa en el Pedregal de San Ángel

TAREAS VÍDEO “VENTA DE UNA CASA”

  1. Fíjate en el léxico y di de qué país se trata.
 
II. Busca los calificativos que se aplican a los siguientes sustantivos:
1. residencia(2)
2. vigilancia
3. calle
4. espacios(3)
5. desayunador
6. oportunidad
7. sala
8. diseño
9. detalles
10. cocina(2)
11. vistas(2)
12. jardín
13. iluminación
14. escuela
 
III. Describe el mobiliario de cada habitación.

VIDEO Intercambio de casas para vacaciones

TAREAS VÍDEO “INTERCAMBIO DE CASAS PARA VACACIONES”.

I. Contesta a las preguntas:
1. ¿Dónde se puede buscar información sobre el intercambio?
2. ¿Es gratuito este recurso?
3. ¿Cuáles son los pasos a seguir para participar en el intercambio?
4. ¿Qué gastos corre el participante? ¿Qué gastos se ahorra?
5. ¿Es limitada la duración del intercambio?
6 .¿Qué tipos de viviendas se mencionan como posibles para el intercambio?
            a)
            b)
            c)
            d)
            e)
            f)
7. ¿Puede una empresa registrarse en esta página web?
8. ¿Qué viviendas normalmente se prestan para el intercambio?
9. ¿Existen algunas garantías para los participantes?
10. ¿Cuántos intercambios se han realizado este verano?
 
II. Di qué opiniones se expresan durante el debate y con cuál de ellas te solidarizas más.
 

Texto 1. Lee el texto fijándote en el vocabulario relacionado con el tema y haz las teras que vie4nen a continuación.
 

  La Casa Batlló en Barcelona: historia y curiosidades


 

     La que hoy se conoce como Casa Batlló casualmente fue proyectada y construida por uno de los maestros de Gaudí. Uno de los claros casos en los que el alumno supera al maestro y en este caso, además, reforma completamente una de sus obras… Cuando, entre 1875 y 1877, Emili Sala Cortés construyó su sobrio y clásico edificio para una familia de la burguesía catalana, no podía imaginar que éste, sólo unos 30 años después, se transformaría completamente gracias a un alumno suyo y llegaría a convertirse en una obra maestra reconocida a nivel mundial. En esos años, Antoni Gaudí estaba estudiando en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, donde se graduaría en 1878, y, para pagarse la carrera, trabajaba como delineante en los estudios de diferentes arquitectos, entre ellos el del propio Emili Sala Cortés. Cuando, en 1900, el adinerado empresario textil Josep Batlló compró este edificio corriente pero perfectamente posicionado en el Passeig de Gracia –que se estaba convirtiendo ya en el principal centro residencial burgués de Barcelona, una zona a la moda y de gran prestigio– estaba decidido a que destacase. Fue así que contactó con Gaudí, que la reformó completamente entre 1904 y 1906.

     D. Josep Batlló concedió total libertad creativa a Antoni Gaudí, encargándole unas obras que en principio consistían en derribar el edificio. Sin embargo, gracias la audacia de Gaudí, se descartó el derrumbe de la Casa, llevando a cabo una reforma integral entre 1904 y 1906. ”, ¿sería por respecto a su maestro? ¿y qué pensaría él? El arquitecto cambió completamente la fachada, redistribuyendo la tabiquería interior, ampliando el patio de luces y haciendo de su interior una auténtica obra de arte.

La fachada de la Casa Batlló se puede dividir en 3 partes diferentes, aunque quedan perfectamente integradas entre sí:

     La parte superior de la fachada recuerda el lomo de un dragón, con piezas de cerámica en forma de escamas y de colores diversos, y una torre de aguja que se interpreta como la lanza de San Jorge matando a la bestia.

     La parte central de la fachada es una gran superficie ondulada, inspirada en el Mar Mediterráneo, y cubierta de fragmentos de cristales y cerámica policromada, diseñada entre Gaudí y Josep Maria Jujol. De la fachada emergen los balcones, con barandillas de hierro fundido y mármol sobre peanas en forma de concha.

     La parte baja de la fachada, correspondiente al piso principal, forma una gran galería de 5 ventanales de cristales policromados y sostenida por ocho columnas de forma ósea. Esta galería, por su aspecto que puede recordar una boca abierta, provocó que la casa fuese conocida como Casa de los Bostezos.

     La Casa Batlló ocupa un total de 4300 m2, con 450 m2 de superficie por cada piso. Tiene 32 metros de altura y 14,5 de ancho. El edificio tiene ocho plantas: bajo el nivel de la calle se encuentra un sótano, destinado a carboneras y trasteros; la planta baja se dedicó inicialmente a cochera y luego a almacén, y junto a los accesos a las viviendas se ubicó una tienda, ocupada primero por el establecimiento de fotografía Lumière, luego por la productora cinematográfica Pathé Frères y posteriormente por la Galería Syra; la planta noble estaba ocupada enteramente por la familia Batlló, y contiene además un gran patio en la parte posterior del edificio; las otras cuatro plantas estaban destinadas a alquiler, con dos viviendas cada una; por último se encuentra un desván, destinado a zona de servicio, y cubierto por la azotea. ​

     Para el interior del edificio Gaudí diseñó unos accesos en la planta baja bien diferenciados, con tres portales: uno de acceso a las viviendas, otro para la tienda y otro para las cocheras, siendo el primero de hierro y vidrio y los otros dos de madera. La planta baja tiene 735 m2, de cuya superficie un 60 % está destinada a la tienda y la cochera, y el resto se divide entre dos vestíbulos —uno para los inquilinos y otro privado para los dueños de la casa—, la portería, una zona de trasteros y el patio central, donde se ubica el ascensor y las escaleras de servicio. El vestíbulo de acceso tiene forma rectangular y techos curvos, con suelo de mármol y una decoración de cerámica azul en la parte baja de la pared y de estuco en la superior.

     En la parte central del edificio se ubica el patio de luces, que fue ampliado por Gaudí para conseguir una mayor iluminación y ventilación: tiene 13 metros de largo por 4 de ancho y 26 de altura, con un total de 54 m2 de superficie. Este patio se cubrió con una claraboya de cristal sostenida por una estructura de hierro con forma de doble T, que se apoya en una serie de arcos catenarios, y fue igualmente revestido de azulejos, con una ingeniosa gradación de color desde el azul de la parte superior hasta el blanco de la inferior, para mejor aprovechamiento de la luz, lo que provoca la sensación de estar en una cueva submarina. Tiene un total de 32 ventanas, con un doble diseño, una parte superior para la entrada de luz y unas rendijas inferiores para la ventilación. Asimismo, tanto el piso principal como los dos primeros tienen terrazas, cubiertas con barandillas de malla metálica. Por otro lado, la escalera de vecinos está cubierta tan solo por unos vidrios esfumados que permiten una amplia iluminación de todos los rellanos. ​

     El sistema de plantas del edificio arranca del sótano, destinado a zonas de servicios y trasteros, así como a calderas y carboneras. Presenta un conjunto de diez columnas de soporte, que junto a los muros de carga sostienen el edificio. Este espacio también fue ampliado por Gaudí, que dobló su superficie. Durante los trabajos de ampliación se descubrió una pequeña cueva que debía servir de bodega o fresquera de la antigua masía que había en el emplazamiento del edificio, y que Gaudí decidió conservar. Restaurado entre 1989 y 1995, actualmente el sótano se dedica a eventos sociales y culturales.

     El resto de plantas, destinadas a viviendas, fueron diseñadas por Gaudí con el mismo esmero que la parte exterior del edificio, combinando las diversas artes industriales y decorativas (escultura, forja, vidriería, ebanistería, cerámica) para conseguir un conjunto armónico y estético, donde, como en el resto del edificio, predominan las líneas curvas. El piso principal —el de la familia Batlló— era el más grande, con una superficie de 400 m2 (730 incluyendo el patio posterior). La decoración fue elaborada enteramente por Gaudí, que diseñó tanto el mobiliario como los diversos elementos decorativos que jalonaban la vivienda.

     Otros espacios destacados del piso principal son: el recibidor, al que se accede por el vestíbulo privado de la planta baja a través de una escalera cuya forma recuerda la columna vertebral de un animal, y que algunos estudiosos interpretan como la cola del dragón de la fachada; la sala de la chimenea, utilizada como despacho por el señor Batlló, comunica el recibidor con el salón principal, y presenta una chimenea situada en una concavidad con forma de seta y recubierta de losas de material refractario, con unos bancos para sentarse a su lado inspirados en la casa tradicional catalana, mientras que la pared de la sala está decorada con pan de oro; y el comedor, ubicado en la zona posterior que da al patio trasero, donde destacan igualmente unos amplios ventanales, con una doble columna inspirada en las columnas del Patio de los Leones de la Alhambra de Granada.

     En cualquier caso, en resultado es un edificio completamente irreconocible respecto al que construyó su primer arquitecto. La fachada fue cambiada totalmente y le fueron añadidos los balcones tan singulares y característicos que tiene hoy en día –que algunos interpretan como calaveras–, la tribuna principal y el remate curvilíneo que recuerda el espinazo de un animal prehistórico. Se le añadieron dos plantas más… Vamos, que muy poco queda de la obra del “maestro”.

     La manzana en la que se encuentra la Casa Batlló –en el Passeig de Gràcia entre el Carrer del Consell de Cent y el Carrer d’Aragó– es conocida desde los tiempos de Gaudí como “manzana de la discordia”. Este nombre se debe a la rivalidad profesional entre los arquitectos Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner, y el mismo Antoni Gaudí, cada uno de los cuales construyó un edificio en esta manzana. Al primero se debe la construcción de la Casa Amtller en 1898, al segundo la de la Casa Lleó Morera entre 1902 y 1905 y finalmente llegó Gaudí, con su Casa Batlló, la tercera en discordia, ganando la lucha por la construcción del edificio más espectacular. Esta expresión fue muy utilizada por la prensa satírica de la época, en constante crítica de los “excesos” de la nueva corriente artística del modernismo.

     En 1994 la Casa Batlló –entonces propiedad de Seguros Iberia a los que los Batlló la habían vendido– fue comprada por la familia Bernat, propietaria de la compañía Chupa Chups. Pues sí: la obra de un gran maestro pasó a ser propiedad de la de otro genio español: ¡el inventor de los caramelos con palo! En 2003 los Bernat llegaron incluso a hipotecar la Casa Batlló como garantía de un crédito de 35 millones de euros, ¿estaría Gaudí revolviéndose en su tumba?… Por cierto, el emblemático edificio sigue siendo propiedad de la empresa catalana que desde 2006 pertenece al grupo italiano Perfetti Van Melle.