Горизонты испанского языка
учебники грамматики и лексики для изучающих испанский язык
Словарь

TESTS ON-LINE


Дорогие друзья!

Теперь вы можете выполнять задания прямо на сайте в режиме on-line.
Для выполнения теста кликните на кнопку

TEST on-line

над соответсвующим заданием. Тест можно пройти 3 раза: после первого выполнения вы увидите, сколько ошибок допустили, после второго — вам покажут в каких вопросах ошибки, после третьего выполнения — вы узнаете правильные ответы.


Queridos amigos:

Desde ahora podéis hacer los tests on-lineen nuestra página web. Para empezar el test haced clik en el botón

TEST on-line

encima de la tarea. Podéis hacerlo 3 veces: al final de la primera prueba verás cuantos errores cometisteis. Al repetirlo veréis dónde cometisteis el error y a la tercera ronda — la variante correcta.



Уважаемые пользователи сайта!

Если вы приобрели второе издание учебника для начинающих «Открываем горизонты» без CD-диска, вы можете скачать его бесплатно, пройдя по  ссылке (ZIP файл).

Авторы



HAZ CLIC
Una rúbrica nueva en la página

HACER VOLAR LA IMAGINACIÓN



Muchas cosas interesantes hay aquí

www.profedeele.es

https://www.videoele.com


   SLIDESHOW

     Если у Вас не сразу открываются презентации, попробуйте открыть их из папки "Загрузки"
 







































Unidad 11. Teléfono

Unidad 11. Teléfono

На этой странице вы найдете дополнительные текстовые, аудио и видео материалы по теме "Телефон".
Мы предлагаем вам прочитать тексты и комиксы, послушать радиопрограммы и посмотреть видеофрагменты, содержащие лексику этого урока, и выполнить предлагаемые задания.
 
 


AUDICIÓN 1. Telefonía

Contesta si es Verdadero o Falso     TEST on-line



1 La más importante compañía de telecomunicaciones del continente es Movistar. V F
2 Las tres compañías más grandes van perdiendo clientela. V F
3 Las compañías "virtuales" se llaman así porque prestan  los servicios de Internet exclusivamente. V F
4 Las pequeñas compañías sirven de ejemplo a las grandes para atraer a nuevos clientes. V F
5 Los potenciales usuarios de la telefonía móvil en España se calculan en 52 millones. V F
6 Movistar renuncia al bloqueo de los teléfonos. V F
7 Los contratos con Movistar incluyen la cláusula de permanencia. V F
8 FACUA permitirá a los usuarios compartir datos entre distintos dispositivos. V F
9 Sólo las llamadas en Telecomunicaciones fijas estaban sujetas a redondeos en alza. V F
10 "Un Continente Conectado" es el plan de construcción de oleoducto por toda Europa. V F
11 Este plan supone dos opciones para los consumidores. V F
12 A partir de 2014 los clientes no tendrán que pagar por el roaming. V F
13 Las tarifas de las llamadas al extranjero serán limitadas. V F
14 La neutralidad en la red supone la censura de los materiales colocados. V F


VIDEO Problema con el movil
Tareas:
I. Contesta a las preguntas:

1. ¿Se da cuenta la operadora de que es una broma?
2. ¿Por quién toma ella a su abonado?
3. ¿Por qué no da rienda suelta a sus emociones?
4. ¿Cómo hace su papel el joven?
5. ¿Qué se necesita para que una broma telefónica sea un éxito?
 
II.Di tu opinión sobre las bromas, ¿son necesarias?

VIDEO El teléfono móvil
Tareas:
I. Explica qué función desempeñan los siguientes elementos:

1. placa base
2 . máquina montadora
3.circuito
4 .microchips
5. mapa fotográfico
6. cámara en blanco y negro
7. escudos de metal
8. torre de transmisión
9. torre receptora
10. célula
11. número único
 
II. Di en qué contexto se mencionan los siguientes números:
1. 500.000
2. 30
3. 80.000
4. 350
 
III .Contesta:
1. ¿Cómo se diferencian los móviles de la última generación de los primeros y por qué?
2. ¿Qué otros usos tendrá el móvil en el futuro?
3. ¿Qué significa el móvil para ti? ¿Cómo te sientes sin él?
4. ¿Qué argumentos a favor o en contra del uso del móvil puedes aducir?

SLAIDESHOW Trucos del móvil





Texto 1. ALGUIEN ESPERA  TU LLAMADA.

(Por Sergi Pàmies,  España)
 

Frente a la parada hay un anuncio de la Telefó­nica que dice: «Alguien espera tu llamada.» Félix Ouixal lo mira. Normalmente no se habría fijado, pero hoy el autobús tarda demasiado y le da tiempo para leerlo varias veces. Puede que sea cierto, pien­sa, que alguien espere su llamada. Pero, ¿quién? Desde que tiene teléfono recuerda haberlo utilizado muy pocas veces. Lo pidió porque su madre estaba enferma, pero dos meses después, cuando vinieron a instalarlo, la mujer ya estaba muerta y enterrada. Entonces, Félix pensó que le sería útil para cono­cer el estado de las carreteras, o encargar una pizza los días en que le diera pereza cocinar. No tardó en cansarse de los puertos de alta montaña y del uso obligatorio de cadenas, y comprobó que las pizas, cuando se encargan por teléfono, llegan frías o secas.
Ha podido sentarse cerca de la ventana. A su la­do, un hombre calvo lee el periódico. Félix dobla el billete. Decide que cuando llegue a casa consultará la agenda para ver a quién puede llamar. De buenas a primeras, no piensa en nadie. Lleva demasiado tiem­po sin salir. No es socio de ningún club, no canta en ninguna coral y con la gente del trabajo prefiere mantener una prudente distancia que le libere de las excursiones y de las cenas que organizan cons­tantemente. Antes pescaba. Hacía vida social en la orilla del río, pero tuvo que dejarlo a medida que el reuma le envenenaba definitivamente los huesos.
Baja del autobús. El hombre calvo le observa como si le conociera. Félix no le aguanta la mirada. Arroja el billete y camina hasta su casa sin volver­se. Saluda al portero y recoge la correspondencia: tres recibos bancarios y un anuncio de estanterías. Abre la puerta. Cuelga el abrigo. Enciende la tele. Deja el sombrero sobre el sofá. Bosteza. Saca hielo de la nevera. Coge un vaso largo y vacía la botella de limonada. Se sienta. Encima de la mesita está la agenda. Es una libreta negra, de tapas duras. Lee los apellidos que comienzan con la letra A. No cree que ninguno de ellos espere su llamada. Como má­ximo, podría ser que se alegraran de oírle. Vuelve la página. Cada nuevo nombre le desanima. De al­gunos de ellos, no recuerda ni el aspecto. No se in­quieta por el hecho de haberlos olvidado sino por la posibilidad de que los otros, a su vez, tampoco le recuerden cuando tropiecen con su nombre en la agenda. Guarda la libreta.
—Mañana la quemaré —dice en voz alta.
Para hablar con alguien, lo único que ha de hacer es recurrir a la guía telefónica. Abrirla por cualquier página y marcar el primer número que encuentre. Es una de las ventajas de vivir en la ciudad: poder llamar a alguien, a medianoche, sin conocerle, sólo porque se apellida Mussons, Perotes, Rabadán, Gis-pert o Pedragosa, y después colgar, anónimamente. Más de una vez ha pensado en despertar a toda una calle. Para que a la mañana siguiente, cuando se en­contraran en la escalera o en la cola de la panadería, cada vecino sospechara del otro, o comentaran in­dignados la broma de mal gusto. Si hasta ahora no lo ha hecho, ha sido por pereza, pero hoy la idea le atrae enormemente. Podría comenzar por una calle pequeña e ir subiendo de categoría hasta des­pertar a toda la ciudad. Se echa. Sabe que le saldría caro, pero se ha pasado la vida ahorrando sin saber por qué, y ésta podría ser la oportunidad de reven­társelo todo. Sonríe. La perversidad se le extiende por el cerebro como un incendio forestal. Cuando todo el mundo hubiera recibido su llamada, cambia­ría de ciudad, de país, molestaría vidas nórdicas y nevadas, tropezaría con contestadores automáticos orientales y dejaría, mensajes obscenos que nadie en­tendería. Sería fantástico, piensa, que por casuali­dad llamara a la casa real de un país africano, y provocara el pánico entre mayordomos y policías, que verían en esa llamada el indicio de un posible atentado. Se levanta. Pasea por el comedor, calcu­lando que en tres años podría haber llamado a toda Europa. Entra en la cocina. Pone agua a hervir y saca del armario un paquete de espaguetis. Dos cu­charadas de sal y un chorro de aceite. Prepara la salsa de tomate y fríe carne picada. Mientras pone la mesa, piensa por qué calle podría empezar. Te­niendo en cuenta que llega a casa a las ocho, si le dedicara cinco horas, a cuarenta llamadas por hora serían doscientas diarias; es decir, seis mil mensua­les. Echa los espaguetis en el colador y se quema mientras los revuelve. Blasfema. Ha de comer con la mano izquierda porque la otra le escuece como si se hubiera herido. Se felicita por la salsa. Deja el plato sucio en el fregadero, coge una manzana de la nevera y vuelve al comedor.

 

TEST on-line